POR: MICHELLE PAULINE BERGSNEIDER

Mi cuerpa es curva, olor aromático, pasión desenfrenada, exactitud motriz, calidez de verano.

Pero es también línea, fetidez, rigidez, torpeza, y frío como un témpano de hielo.

Yo soy alegría, armonía, rima y tierra, pero me verás dolida, inestable, arrítmica, y brotando agua.

El mundo sólo quiere una parte de mí, pero yo lo quiero todo.

Yo soy también estrías, manchas, grasa, cicatrices, marcas, vellos y mal olor.

Mi vulva es más que un cuerpo carnoso, violento y suave

es sudor, vellos y sangre.

Mi cuerpa no es solo curvas, mi vida no es solo alegría y no quiero ocultarlo, no quiero negar todo lo animal que puedo ser.

Compartir