Cotidianidad-19

29 septiembre, 2020 Alvaro Andrés Lamus Caballero
Por: Andrés Lamus

El aburrimiento va a matar más gente que el Covid, podría apostar. Qué sosos fueron los días de esa cuarentena estricta, qué pesado despertar a una hora indeterminada del día sin el sabor del cigarro en la boca, responder los mensajes mañaneros de rigor con más sueño que interés y bendecir la bondad capitalista de tener comida para poder quejarme luego en Twitter que “los platos sucios no paran de reproducirse”. Gracias, santo dinero, por la comida, los platos y el Twitter. Y por la cerveza, sobre todo por la cerveza, damos gracias.

¿A qué olerá la muerte por aburrimiento? ¿Será que tiene el olor amargo de una videollamada por Zoom con amigos? ¿Será que huele a jabón Axion arranca grasa de 250 miligramos con poder desinfectante? ¿A la hamburguesa que viene sudando dentro del icopor por más de 20 minutos? Gracias, santo Covid, porque los que sufren en tu manto pierden el sentido del olfato.

PD: lo positivo es que nunca tuvimos tumbas tan grandes (piense acá en el tamaño de su casa o apartamento).

Compartir