Camino de esperanza

Por: Ferney Martínez Guerrero

Esta es una parte de mi bello barrio Colorados. Aunque se ve solitario, este camino ha sido testigo del recorrido hecho por los niños para llegar a lo que era su segundo hogar: el colegio. Sobre él, las nubes esperan que vuelvan los niños que descubrían las formas escondidas entre sus sonrisas. El camino aguanta paciente a que se reanuden las clases y queden de nuevo marcadas en él las pequeñas huellas de aquellos que aún sueñan con salir adelante.

Me recuerda hace unos años atrás, cuando yo lo recorría con ánimos de entrar al salón de clase para compartir con mis compañeros y al salir esto era lo que veía: mi barrio con el sol brillante reflejándose en los hogares, pero además de eso veía algo que no pude ver al tomar esta foto. A diferencia de esta imagen, antes lo que veía era a los estudiantes salir del colegio, algunos corriendo, comprando en las pequeñas ventas de mango y crispeta, otros con su grupo de amigos y riendo. Ahora el panorama es solitario, sin niños, sin vendedores que ganen su sustento a las afueras del colegio. Después de que todo esto pase, solo nos importará ser felices, compartir y aprovechar a nuestros amigos, compañeros y familiares.

Esta foto es tomada con el ánimo y la fe de volver al sitio para una vez más ver la sonrisa en el rostro de los niños al salir de clases.

Compartir